Serie: American Horror Story: Cult


Cada año, al acercarse Halloween, espero con ansias el estreno de una nueva temporada de esta serie, la que, con el pasar del tiempo, se ha ganado un espacio en la agenda de muchas personas interesadas en el género del thriller, ya sea por la variedad de temáticas presentadas o por el grandioso elenco que se repite en cada temporada auto concluyente para interpretar a diferentes personajes.

Debo asumir que este año no estaba especialmente entusiasmada debido a que las últimas dos temporadas bajaron mis expectativas: Roanoke, estrenada en 2016, fue la gran caída que implicó para los directores de la antología, Ryan Murphy y Brad Falchuk, un ultimátum. Debian hacer de la séptima temporada algo tan memorable como hicieron con las primeras: las aclamadas "Murder House", "Asylum" y "Coven". ¿Lo lograron?... Pasemos a analizarlo con el merecido cuidado.

"American Horror Story" siempre se ha destacado por exhibir con naturalidad temas que incluso en nuestros días son considerados tabú, tales como el suicidio, el aborto, la locura, la homosexualidad, la brujería, y el racismo entro otros tantos, que, bajo una mezcla deliciosa de personajes representativos, nos hacen ver que el terror humano es tanto peor que las historias de fantasmas. Es precisamente ahí donde parte nuestra nueva historia - desde una de nuestras grandes problemáticas: la política, dando un enfoque sumamente realista al primer episodio con una pareja de lesbianas molestas por el triunfo de Donald Trump ante Hillary Clinton, Ally y Ivy, interpretadas por la siempre presente Sarah Paulson y la chica nueva del reparto, Alison Pill.

Por otro lado, tenemos a Kai Anderson, joven que al verse encantado por las posibilidades que el gobierno de Trump abría para la misoginia, decide, con el pasar de acontecimientos importantes, crear su propio culto y hacer justicia con sus propias manos para conseguir un país, un mundo y un futuro mejor bajo perspectivas aterradoras. Y aquí quiero detenerme porque es justo y necesario. Una de las principales quejas referidas a “Roanoke” fue el poco protagonismo que se le entregó al actor que durante estas siete temporadas se ha consagrado como rostro de la producción: Evan Peters. Me incluyo en la lista de personas molestas por los pocos minutos en pantalla que venía presentando los dos años anteriores (aunque con dos de sus mejores personajes, cosa muy contradictoria), pero, según lo que veo, Ryan y Brad entendieron la petición, y durante "Cult" le otorgaron a Evan no solo el papel principal, que es Kai, sino que también una serie de personajes que interpretados a través de los episodios daban sentido e hilo conductor a la historia de los cultos en Estados Unidos. Papeles tales como Andy Warhol, artista plástico conocido por su desempeño en Pop Art, Charles Mason, popular asesino y líder de una secta en la década de los sesenta, otros varios líderes, e incluso por un momento a Jesús, en una escena que nos hace cuestionar el cristianismo como salvación o como otra agrupación de seres humanos con una misma creencia.

Entregándonos cuentos reales de grandes sectas americanas, como ejemplo especial la actuación de Lena Dunham como Valerie Solanas, la feminista radical cuya existencia cambió para siempre la concepción de feminismo con su SCUM manifesto.

En una oscilación constante entre realidad histórica y ficción muy bien creada, "American Horror Story: Cult" superó con creces su mal momento y nos recordó nuevamente que el terror es un sustantivo propio. Machismo contra feminismo, Donald contra Hillary, Kai contra Ally en una batalla que simboliza mucho más que un debate y una pistola, simboliza la decadencia de nuestras actuales creencias…

Con muchas cosas que por espacio dejo en el tintero, los invito a embarcarse en la locura del culto, y deleitarse con una narración que de ficción tiene poco.

Escrito por Salomé, puedes seguirla en Instagram ticando aquí 

1 comentario:

  1. No sé qué estoy esperando para empezar a verla. Gracias por la aportación.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.