Película: Bright


Título Original: Bright
Dirección: David Ayer
Guión:  Max Landis
Elenco: Will Smith, Joel Edgerton, Lucy Fry, Noomi Rapace, Édgar Ramírez
Duración: 118 Minutos

Netflix es la plataforma lider de Streaming, y se ha atrevido a lanzar series y películas exclusivas desde hace algún tiempo. Si bien han tenido aciertos, como "Stranger Things" y "Lilyhammer", han tenido fracasos, como "Death Note" dentro de su programación original. Dentro de su programación original también hay películas, como la recién estrenada "Bright", que, lamentablemente, sigue el mismo camino que la película recién mencionada.

"Bright" nos muestra un mundo en el que las criaturas fantásticas existen en el mundo moderno: los elfos son las clases altas y dominantes, los humanos están en la mitad, y los orcos son la clase baja tras haberle servido a un señor oscuro hace 2.000 años. Dentro de la ciudad de Los Angeles, California, el oficial Daryl Ward (Will Smith) tiene por compañero a Nick Jakoby (Joel Edgerton), el primer orco dentro de la policía, y que es odiado por su propia raza, y por gran parte de la fuerza luego de que Ward fuera tiroteado por otro orco y no fuera capaz de atrapar al culpable. Ahora, ambos se ven envueltos en una guerra mágica cuando una varita mágica aparece, y ambos deben proteger a Tikka, quien es una Bright, que es una de las pocas personas capaces de utilizar la varita.

Esta película es un concepto mal ejecutado: es una idea que sonaba bien en papel, pero que fue llevada a cabo de forma nefasta. Sinceramente, no entiendo cómo se gastaron 90 millones de dólares en una película como esta, a menos que 80 hayan dado a parar al bolsillo de Will Smith. La película es predecible, y no destaca más allá de una idea que pudo hacerse mejor, y que está plagada de malas decisiones.

Para partir, Will Smith es alguien que simplemente tiene demasiado carisma, y pareciera que en este papel está tratando de que lo odiemos, porque es un tipo violento y racista, que quiere deshacerse como sea de su compañero, y este papel no se le da bien. También, Joel Edgerton es un actor de segunda que inexplicablemente sigue recibiendo papeles en películas con alto presupuesto, y que no lleva al personaje de Nick más allá de un policía novato, y que trata de hacer oídos sordos a las críticas y comentarios racistas.

Los demás policías son estereotipos marcados: cada uno de ellos es unidimensional, y no sabremos más de ellos en toda la película como para darles profundidad. Los elfos son siempre de clase alta, bien vestidos y con capacidades físicas increíbles, mientras que los orcos son las clases bajas, y son violentos, fuertes, pero de mentes más simples que los humanos (aunque no tanto como cabría esperar). Sin embargo, diré que los equipo de maquillaje y el de efectos especiales han hecho un trabajo muy destaclable, ya que las criaturas mágicas lucen muy bien, y los efectos especiales se ven como una película que normalmente veríamos en el cine.

Lo peor de la película es su guión y su mensaje, ya que se nota que trata de enviar un mensaje sobre el racismo y la estamentación social: entiendo que los elfos sean la clase alta y que los orcos sean la clase baja, pero a esta película le habría ayudado mucho no encasillarse en algo que se ha visto muchas veces antes. Y también, debo decir que el grave problema de esta película es la falta de sutileza, ya que está bien que trate de hacer una crítica a muchos problemas sociales que son realmente contingentes, pero si los pone de manera que hace sentir tonto al espectador es porque no lo sabe hacer adecuadamente.

Dentro de lo anterior, la película es extremadamente predecible, y trata de ser una película oscura y densa, con una atmósfera que nos trata de sumergir en una ciudad violenta. Los Angeles ya ha sido usada muchas veces como escenario de películas similares, por lo que tampoco se siente novedosa en este apartado. Los últimos diez minutos son los peores que he visto de cualquier película en mucho tiempo.

Y tal como dije antes, pareciera que se gastaron gran parte del presupuesto en el sueldo de Will Smith, ya que otra película dirigida por David Ayer, "Street Kings", que fue protagonizada por Keanu Reeves, y está ambientada en la misma ciudad solo costó 20 millones de dólares. Desgraciadamente, ver esto, me hace temer por la que será la próxima gran apuesta de Netflix, "The Irishman", que será dirigida por Martin Scorsese, y que tendrá a Robert De Niro, Al Pacino, y Joe Pesci en su elenco.

Una película que pudo haber sido mucho mejor si hubiera estado mejor escrita, ya que es lastrada en todo aspecto por un guión que no está a la altura del resto de la producción. Sin duda, tendríamos una película mucho mejor con un guión mejor. 

Escrito por Mario

1 comentario:

  1. ¡Hola! Feliz Navidad :)
    Vi esta peli hace unos dos días, gorreándole Netflix a mi familia, y estoy de acuerdo contigo: me pareció que se había quedado en nada. Me llevé una decepción… en los tráilers tenía buena pinta.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.