En pantalla: Fargo - Temporada 2



Título: Fargo
Elenco: Patrick Wilson, Ted Danson, Jean Smart, Jesse Plemons, Kirsten Dunst, Cristin Milioti, Bokeem Woodbine, Zahn McClarnon
Año: 2015
Género: Suspenso, Drama, Comedia Negra
Capítulos: 10
Canal de Origen: FX
Sinopsis: En 1979, la esteticista Peggy Blumquist atropella a Rye Gerhardt, el menor de una familia criminal, coincidiendo con el inicio de una guerra entre los Gerhardt y un sindicato criminal de Kansas City. Al mismo tiempo, el policía Lou Solverson y su suegro, Hank Larrson, deben investigar una serie de crímenes ligados a Rye.

La primera temporada de "Fargo" fue simplemente genial: tenía un gran elenco, una trama que no escatimó en violencia o en humor negro, y que simplemente era espectacular, tanto como historia original como un tributo a la película del mismo nombre de los hermanos Coen. Siendo una antología, la segunda temporada no necesariamente contaría con los mismos actores o personajes, por lo que una precuela era más que posible, y esto dio pie a una de las mejores temporadas de televisión de los últimos años.

En esta ocasión, Lou Solverson (Patrick Wilson), padre de Molly, protagonista de la primera temporada, y Hank Larrson (Ted Danson), deben investigar una serie de crímenes conectados a la familia Gerhardt, un imperio criminal con amplias conexiones, cuyo lider, Otto, ha sufrido un accidente que deja a su esposa, Floyd (Jean Smart) a la cabeza. Ella debe lidiar con el intento de compra y absorción del sindicato criminal de Kansas City al mismo tiempo que buscan al menor de la familia, Rye. Sin que la familia lo sepa, Rye ha sido atropellado por la esteticista Peggy Blumquist (Kirsten Dunst), quien trata de cubrir el crimen junto con su esposo, Ed (Jesse Plemons). Todos se verán rápidamente envueltos en una escalada de violencia más allá de todo control.

Si el párrafo anterior ha quedado largo es porque esta historia es realmente difícil de resumir más: a partir del primer capítulo que cada escena nos llevará en una escalada de violencia cada vez mayor, llevándonos a un climax y resolución que suben la apuesta con respecto a la primera temporada, y logran un resultado espectacular, en el que la serie ha encontrado un estilo propio y único, decidiendo que el tono absurdo de algunos eventos era algo que aprovechar, y no de lo que se debe huir.

Las actuaciones son de primer nivel, con Patrick Wilson logrando una interpretación perfecta de una versión más joven del personaje que interpretó David Carradine en la primera temporada. También, Kirsten Dunst y Jesse Plemons logran mucha química en pantalla, y muestran la idiosincracia de la gente de la región en la que se ambienta la historia. Jean Smart y Ted Danson, veteranos del negocio, también tienen actuaciones soberbias, que realmente logran hacernos esperar que sus destinos sean los mejores posibles. También destaca Bokeem Woodbine, un hombre en busca de su destino en un lugar que no conoce, y que se roba toda escena en la que aparece. Y por último, Cristin Milioti logra una interpretación genial de Betsy, la esposa de Lou, quien enfrenta un agresivo cáncer.

La ambientación de la historia es genial, y nos mantiene en los años 70 sin que esto nos distraiga, por lo que no tendremos que decirnos constantemente que esto es el pasado debido a momentos poco creíbles. Tendremos tecnología de la época, autos de la época, diálogos de la época, y mucho más. Nuevamente, todo esto no distrae, siendo casi algo que permite la trama, y no una elección forzada.

Además, hay dos momentos durante la trama que nos harán pensar que el absurdismo llegó al máximo, y realmente nos incitarán a reflexionar sobre algunos de los hechos de la trama, al igual que varios de los diálogos de la temporada, con alusiones a literatura clásica y a historia universal, por lo que ver la serie de nuevo será algo que se recompensará con detalles ocultos a simple vista.

Una de las mejores temporadas de la historia de la televisión, con humor negro y personajes carismáticos que nos tendrán al borde del asiento esperando sus destinos finales.

Escrito por Mario.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.