Pelicula: Puertas Abiertas


Título Original:Open House
Dirección y Guión: Matt Angel, Suzanne Coote
Elenco: Dylan Minnette, Piercey Dalton, Sharif Atkins, Patricia Bethune, Aaron Abrams
Duración: 94 Minutos


A principios de año llegó a Netflix una película que se escuchaba como una nueva apuesta del cine de supenso, con el actor Dylan Minnette, conocido por su papel en la serie "Por Trece Razones", pero a diferencia de esta serie que se ha convertido en un éxito mundial, esta cinta deja mucho que desear. 

Logan, un joven corredor, presencia la muerte de su padre luego de salir a comprar leche. Ahora, con su madre sin tener ahorros ni donde vivir, aceptan cambiarse a una casa en la montaña, pero mientras ellos intentan dejar su dolor atrás, cosas extrañas comienzan a pasar en la casa: desaparecen cosas, llamadas extrañas. Sin explicación, ahora algo los persigue y nos los dejará en paz. 

Suena a una buena película, y suena incluso a una película pasable. Entonces, ¿qué pasó? La verdad es que la película es bastante majadera: están constantemente esperando algo que jamás pasará. Si bien está entre una cinta de terror y un thriller, no logra ser ninguna de las dos y estos momentos tensos no funcionan para nada. De igual manera, los que logran verla hasta el final esperan algo y es que siempre está el pensamiento constante de "Algo bueno se va a venir", que en realidad nunca pasa. 

El final es bastante corto y con muy poco significado: todo que viste en la película, la personalidad de las personas, la ambientación, la trama, y todo lo demás parece sin importancia cuando llega el final, y es como si el director de la película se hubiera empeñado a hacer las cosas bien, pero en el último momento le dijeron "tienes 10 minutos para terminar la película" y se hubiera dedicado a hacer solo relleno. 

Simplemente no la recomiendo: yo siento de verdad que perdí una hora y media de mi vida en la que podría haber visto una buena película, pero si deciden darle una oportunidad, sinceramente, tienen todos mis buenos deseos.

Escrito por Maca.   

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.