Libro: Un loco y gordo amor


Título: Un loco y gordo amor
Autor: Raphaële Frier
Editorial: Zig zag
Páginas: 142
Sinopsis: Chloé tiene sobrepeso y una pésima autoestima. Quentin pasa encerrado en su pieza y no se comunica con nadie. Ninguno de los dos tiene muchas ganas de pasar el verano en la costa con sus respectivas familias. Pero en la playa se conocen casualmente, y día a día van forjando una relación del más sincero amor. Hasta que el hermano mayor de Quentin los descubre. Este donjuán de pacotilla le reprocha que esté saliendo con “una gorda”, y toda la familia de Quentin se le une en el rechazo a Chloé
Opinión:

No soy de fijarme en las portadas porque verdaderamente no te dicen nada, pero cuando estaba revisando las Gacetillas de Zig Zag, este libro llamó mi atención, por lo cual decidí darle una oportunidad, y gracias a los chicos de Zig Zag pude leer su nueva apuesta juvenil literaria.

Quentin y Chloé son muy diferentes físicamente: él es muy flaco y ella muy gorda, pero tienen muchas cosas en común. A ambos les cuesta conocer gente, hacer amigos y, por sobretodo, ninguno de los dos quiere pasar las vacaciones en un condominio cerca de la playa. Es en este lugar donde se conocen y, fuera de todas sus creencias, algo les llama la atención del otro. 

El libro me gustó: los personajes son completamente opuestos, pero comparten parte de los mismos problemas que nacen del proceso en el que están viviendo, y es que tener 17 años nunca es fácil. Me ha parecido muy corto: de verdad, en la última parte, sobretodo, quería seguir leyendo, y si bien el final me ha gustado y me ha parecido muy bueno, quería que pasaran muchas más cosas. Creo que la historia daba para más, y, de hecho, no estaría mal una segunda parte: me gustaría ver crecer a estos personajes, porque de verdad tienen potencial.

Algo que no me gustó, y que intente dejarlo pasar pero al final no pude, es la traducción: el libro es de una autora francesa y está basada obviamente en personajes de lugares cercanos,  que en este caso son París y Marsella, pero perdió identidad en esta edición al agregar tantos "Chilenismos". En vez de irse a París parece que se hubiera ido a Concepción y se hubieran conocido en Reñaca. Usa abusivamente frases como "Mina", "mino", etc, como si fueran extremadamente necesarios para decir que los protagonistas son jóvenes. Creo, eso sí, que el problema también es mío, ya que todos los libros juveniles que suelo leer tienen un español más bien neutro, por lo que encontrarme con tanto termino chileno termino shockeandome un poco.

De cualquier manera, les recomiendo leerlo: es un libro corto sobre el amor y los problemas que nos trae a veces ser como somos y las cosas que no podemos controlar.

Escrito por Maca.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.