En Pantalla: Venom


Título Original: Venom
Dirección: Ruben Fleischer
Guion: Jeff Pinker, Scott Rosenbert, y Kelly Marcel, basada en una historia de Jeff Pinker & Scott Rosenberg
Elenco:  Tom Hardy, Michelle Williams, Reid Scott, Riz Ahmed
Duración: 117 minutos

Opinión

La primera vez que vimos a Venom en la pantalla grande fue hace 11 años, en "Spiderman 3", que era una película de superhéroes distinta a las que vemos hoy en día a la gran pantalla. Hoy, en pleno 2018, muchos coincidieron en que la nueva película protagonizada por el anti-héroe tenía algo que la hacía parecer anticuada, y tras verla, no puedo evitar pensar que es una película mal ejecutada.

Eddie Brock es un periodista exitoso, pero con valores realmente cuestionables. Tras una serie de investigaciones en la fundación del misterioso Carlton Drake, Brock es poseído por un simbionte (un parásito extraterrestre) llamado Venom. Pese al desagrado inicial mutuo entre ambos, Brock y Venom deben trabajar juntos para impedir los planes de Drake, que ha sido poseído por el simbionte Riot, para llenar la tierra de seres extraterrestres que amenazan a la raza humana.

La película sufre por un grave problema, que es que no sabe si es una película moderna o una película de superhéroes de hace 15 años. En este tiempo, el género ha avanzado mucho, y muchas películas de superhéroes pueden tomarse con mayor seriedad, y el problema de esta película es que intenta hacer gracioso a Brock mientras trata de crear una atmósfera más oscura.

La música fue un gran problema: hay partes que son acompañadas por música electrónica que se siente fuera de lugar, y que parece que la pusieron porque es popular actualmente. Esto es como si estuviéramos viendo una película de tragedia y pusieran música disco para acompañar lo que está pasando.

Los efectos especiales eran aceptables, aunque la pelea final (no es spoiler) entre Riot y Venom deja mucho que desear, al igual que las escenas de acción: soy un enemigo declarado de los cortes rápidos, y la primera escena de acción a gran escala de la película los tiene por montones. Mientras veía la película, solo podía preguntarme si usaron el presupuesto de efectos especiales en canciones populares que resultaron ser caras. Además, la película se hizo para público general (O PG-13, que es la calificación para mayores de 13 años en Estados Unidos), cuando una película basada en este personaje daba para una película R (para mayores de 17 años), haciendo que todo se sintiera como un desperdicio de potencial.

Siendo honestos, lo que salva a esta película son solo sus actuaciones, ya que Tom Hardy sigue siendo tan carismático como siempre, y logra hacer que queramos a Brock sin importar qué tan malas sean sus acciones. Por otra parte, la película sufre de personajes poco desarrollados, como lo es Anne Weying, ex-novia de Brock, aunque esto parece ser algo intencional para desarrollarla más en películas futuras.

Por otra parte, la película hace un trabajo aceptable con Carlton Drake, gracias a un talentoso Riz Ahmed (que quizás reconozcan de "Rogue One"), al igual que con Dan Lewis, el médico que resulta ser el nuevo novio de Anne. Éste último hace algo interesante: no se vuelve alguien a quien queramos odiar, sino que es presentado como alguien mejor que el protagonista, haciendo que realmente queramos que todo salga bien para él.

La película confirmó una secuela, la cuál contará con Carnage como villano, y lo sabemos gracias a su escena post-créditos. Espero que se aprendan de los errores de esta película, porque la capacidad de hacer algo mejor con este personaje definitivamente existe.

Como buena película


No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.