¿Cuánto debe durar una serie?


Hace unos días, estaba comprando algunas cosas cuando la jefa me preguntó mi opinión sobre un debate bastante importante: ¿Cuánto debe durar realmente una serie?. Esa pregunta puede sonar sencilla al principio, pero conlleva un debate bastante grande, ya que nos obliga a preguntarnos sobre qué es lo que hace especiales a ciertas series para comenzar.

Partamos con el ejemplo de una serie que ha durado demasiado: "Los Simpsons". La serie ya está en su temporada número 30, y que son 20 más de las que muchos creen que debió tener, con la excepción de una que otra joya. La serie tiene un concepto relativamente simple: las vivencias de una familia normal americana en un pueblo "pequeño". Este concepto da pie a muchas situaciones, lo cual permite que se den todo tipo de situaciones, aunque muchos creen que la originalidad y lo entretenido se ha ido con los años.

Una clave para entender la razón del declive de la serie es que ha habido varios equipos de "Showrunners", que se quedaban por dos temporadas, hasta que Mike Scully tomó las riendas en la temporada nueva, durando cuatro temporadas en el puesto. Luego, Al Jean tomó las riendas desde la temporada 13. Esto ha impedido, en cierta medida, una renovación del foco de la serie, y puede ser una de las causas de este declive.

Si analizamos esto, podemos ver que las dos temporadas (a cargo de Matt Groening, creador de la serie, James L. Brooks, y Sam Simon) se enfocaban en el realismo. La tercera y la cuarta temporada, a cargo de Al Jean y Mike Reiss, se enfocaron más en la sátira y la crítica social, y dieron paso a clásicos como "Marge Contra el Monorriel" y "La Última Salida a Springfield". Las temporadas cinco y seis se enfocaron un poco más en lo absurdo, pero siempre manteniendo algo de realismo, y consagrando a Homero Simpson como un referente de la cultura pop.

Las temporadas siete y ocho, a cargo de Bill Oakley y Josh Weinstein, fueron caracterizadas por su énfasis en los personajes secundarios y una exploración más profunda de la familia protagonista. Luego, con Mike Scully, es cuando todo se "pudrió", ya que solo importaba el humor por el humor, y no el subtexto que caracterizó a la serie. Aunque Scully dejó la serie, Al Jean, que regresó tras 10 temporadas, sigue al mando, y no ha habido un cambio notorio en la serie.

Por otra parte, tenemos a "Gravity Falls", que terminó luego de que su creador dijera que dos temporadas eran más que suficientes. En comparación a la serie anterior, esta terminó por todo lo alto, y dejó a sus fanáticos más que satisfechos, al igual que "Un Show Más", que tuvo un ligero declive en sus temporadas finales, pero logró gran éxito de crítica y audiencia con su octava temporada, al punto de que su último capítulo está en el selecto grupo de los episodios con un 9.9/10 en IMDB.

"Gravity Falls" tiene un concepto más rígido que "Los Simpsons", ya que su género es el misterio, por lo que todos los capítulos tendrán misterio. Sin embargo, la serie siempre se mantuvo fresca, y gracias a eso logró tener tanto interés de la audiencia, y la clave fue terminarla justo antes de que comenzaran a lanzar capítulos con historias aburridas o forzadas.

"Un Show Más" logró mantenerse interesante gracias a que su planteamiento siempre fue el de crear situaciones absurdas, y las referencias que caracterizaban a esta serie siempre eran interesantes, y no se limitaban en qué era parodiable, ya que se satirizaba TODO: desde la cultura de la moda hasta "Mad Max 2" y "El Club de los Cinco". Su última temporada llevó a sus personajes al espacio, pero también logró culminar el desarrollo de los personajes que había empezado siete temporadas atrás.

La comparación hace que podamos concluir que una serie debe terminar cuando su equipo decide que es momento de terminar porque ya no pueden hacer algo bueno dentro de lo que su serie permite. Si la serie va a continuar, debe hacer algo nuevo cada cierto tiempo, antes de volverse auto-indulgente, y desarrollar a sus personajes para que haya un interés y credibilidad de lo que se ve en pantalla.

Escrito por Mario.  

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.