En Pantalla: La Rebelión


Título Original: Captive State
Dirección: Rupert Wyatt
Guion: Rupert Wyatt,
Erica Beeney
Elenco: John Goodman, Ashton Sanders, Jonathan Majors, Vera Farmiga
Duración: 109 minutos

La ciencia ficción es un género que da para mucho, ya que permite mostrar diferentes ideas sobre cómo se verá el futuro. Hay quienes muestran visiones optimistas y otros que muestran visiones pesimistas, pero todo depende de cómo se maneje la historias. Esta película nos muestra que, incluso con una buena idea, siempre se requiere un buen manejo de la misma para que la película no se descarrile.

Tras una brutal invasión alienígena, la humanidad se rinde para evitar la aniquilación total. Los aliens pasan a ser conocidos como Los Legisladores, los cuales han esclavizado a la raza humana para explotar los recursos naturales, y la clase dominante ha aprovechado la oportunidad para acrecentar la brecha económica con la población general. Ahora, una fuerza insurgente comienza a salir de las sombras para derrocar a Los Legisladores.

Los primeros minutos de la película son bastante buenas, y nos muestran el poderío de Los Legisladores, y la desesperación de la mayoría de las personas. Sin embargo, pasada la primera media hora, algo pasa y se siente que la película pierde totalmente el foco cuando se muestra cómo funciona la resistencia.

El actor que más destaca es John Goodman, pero solo porque su larga carrera y rol protagónico le permite hacerlo. El resto de los personajes tiene un solo rasgo que los caracteriza, y es fácil que pasen varios minutos en los que solo los veremos haciendo acciones que la trama requiere en lugar de entender más sobre sus motivaciones (incluso cuando pueden ser obvias, siempre hay algo más allá).

Los efectos especiales son buenos en algunas escenas y bastante del montón en otras partes. Hay muchas escenas que abusan innecesariamente de los cortes, y la cámara se mueve constantemente, por lo que algunas escenas pueden llegar a marear. El diseño de los alienígenas y los efectos de sus armas están bien logrados, pero los veremos por bastante poco en pantalla.

Lo que sí puedo destacar es el sonido: la película logra asustarnos y preocuparnos mediante el uso de los sonidos de la tecnología alienígena y de la escasa banda sonora. Hay veces en las que los más mínimos sonidos pueden lograr mucho, y creo que aquí lo consideraron bastante al hacer la película, aunque no negaré que está muy cerca del punto de decir que se abusa del sonido para lograr un efecto en el espectador.

Un ejemplo de que la ciencia ficción requiere buen manejo de la historia para atraer, porque una película mal enfocada puede generar la sensación con la que dejamos el cine: que había más buenas intenciones que presupuesto, y que hay que saber en qué enfocarse para mantener la historia interesante.

Escrito por Mario.

No hay comentarios

.

Con la tecnología de Blogger.