En Pantalla: Más Allá del Arcoíris Negro



Título Original: Beyond the Black Rainbow
Dirección y Guion:  Panos Cosmatos
Elenco: Michael Rogers, Eva Allan
Duración: 110 minutos

El terror y la ciencia ficción son dos géneros que pueden hacer maravillas cuando se juntan, ya que ambos juegan con lo desconocido para causar un efecto en el espectador. En el caso de esta película, podemos decir que el terror es producto de la ciencia ficción, y que nos deberemos sumergir en un extraño viaje de casi dos horas.

El doctor Nyle es el discípulo del fundador del Instituto Arboria. En este lugar mantiene prisionera a Elena, una niña con poderes psíquicos. Nyle controla los poderes de Elena mediante un dispositivo en forma de prisma, además de no dejarla conocer el mundo exterior en toda su vida. Eventualmente descubriremos las motivaciones de Nyle y el origen de los poderes de Elena.

Es difícil describir esta película, ya que su diálogo es muy poco, y el ritmo que mantiene es increíblemente lento, creando una experiencia hipnótica que es complementada por música psicodélica a lo largo de las casi dos horas que dura. Veremos escenas bastante perturbadoras que son el producto de los experimentos del instituto, como también algunos de los pacientes del mismo, y que serán parecidas a ver una pesadilla demoníaca.

Los actores hacen bien su trabajo, aunque solo dos de ellos logran llevar el peso de casi toda la película, por lo que juzgar al resto sería algo injusto en tan poco tiempo. La forma en la que todos miran dice mucho en una película sin diálogo, y podremos ver que cada personaje tiene una emoción principal.

El final es algo que puede no ser del gusto de todos, pero esta película se trata más de crear una experiencia y hacernos sentir de determinado modo que de contar una historia, por lo que esta película no es recomendable para aquellos que quieran una historia muy compleja.

Ideal para los fanáticos de lo visual y del cine de terror, ya que tiene imágenes que nos perturbarán por mucho tiempo tras ver la película.

Escrito por Mario.    

No hay comentarios

.

Con la tecnología de Blogger.