.

.

Libro: Manual para robar el supermercado.

Titulo:  Manual para robar el supermercado
Autor: Daniel Hidalgo
Editorial: Hueders
Paginas: 188 paginas
Sinopsis: Manuel tiene 18 años, vive en Playa Ancha, dibuja sus propios cómics y es fanático de la banda de rock Weezer. Cuando entra a la universidad, durante una protesta estudiantil, conoce a Lucy, una chica que vive en una casa okupa en un cerro de Valparaíso y suele robar en el supermercado como forma de placer y disidencia. Además del primer amor, con ella explorará el vértigo de ser libre, la amenaza del fracaso y la obligación de crecer y de creer aunque no haya mucha esperanza.
Con una singular mezcla de sensibilidad y humor, de vértigo y reflexión, Daniel Hidalgo despliega una novela que es a la vez una educación sentimental y el retrato de una generación sin referentes, que intenta no sucumbir a la imposición de éxito y formar su propia cultura desde los despojos. Es, también, un mapa de Valparaíso como escenario de la tragedia y lo picaresco. La ternura se mezcla con el pánico, las carcajadas con los golpes, mientras de fondo suenan los ecos de una civilización de bombas atómicas y familias quebradas. Pero también se escucha la música que enciende y alienta, que promete el encuentro con lo que se ama y la posibilidad de ser quien se es.

 Opinión: 

Lo prometido es deuda y, tal como avisé en diferentes redes sociales, hoy les traigo la reseña de "Manual Para Robar el Supermercado", el cual me enviaron amablemente los chicos de Hueders. Así que, sin más preámbulos, les contaré qué me ha parecido el libro. 

No se dejen llevar por el título, pues no es literal. Este narra la historia de Manuel un chico de 18 años, proveniente de familia modesta, el cual entra a la universidad a estudiar Diseño Gráfico. Durante una marcha estudiantil conoce a Lucy, una chica llamativa de pelo azul, con sus mismos gustos, que vive en una casa okupa con cuatro personas más. Es con ella con quien empieza un romance. Amor, drogas y la universidad: todo esto del punto de vista de Manuel, quien nos cuenta como son su vida y su primer amor en las calles de Valparaíso. Todo eso y más es lo que nos trae este libro.

Tengo sentimientos encontrados respecto a este libro:
Por una parte, lo he leído bastante rápido, y la historia pareció interesante. Una de las cosas que rescatare del libro son los personajes Manuel y Lucy, quienes son chicos quienes podemos reconocer los que estamos ya en la universidad: el típico chico que vemos en clase las primeras semanas y luego ya no lo vemos más, chicos fumando marihuana, y amigas con problemas de personalidad que creemos son un caso perdido. Además de los lugares, que sea un libro chileno le da el plus de reconocer lugares, las personas de Valparaíso o los que lo hemos visitado, podemos reconocerlos, o por lo menos tener la idea de los lugares que se viven en la historia, y la vista de la ciudad. Otra cosa que me gustó mucho eran los inicios de algunos capítulos, los cuales tienen datos curiosos sobre los lugares y hechos históricos, lo cual me ha encantado. 

Ahora, no todo es color de rosa y no me refiero a la trama, sino al libro en sí. Si bien representa a un grupo de la juventud y su comportamiento, también representa al vocabulario que suele tener una parte de ellos. Una de las cosas que no me ha gustado es eso, lo cual está bien y lo asumo: tenemos una cantidad considerable de garabatos (o groserías, para lo que me leen desde otras partes del mundo) dentro de nuestro vocabulario y los usamos casi siempre, pero el libro viene tan sobrecargado de esto a tal punto que llega a colmarte. El libro es casi exclusivamente para un público nacional, ya sea joven o no tanto, que pueda verse reflejado en estos personajes, su relación con otros y su mundo en sí. 

Algo que me llamó mucho la atención fue algo que pasó cuando compartí una de las frases del libro en redes sociales, y quiero rescatar dos comentarios que llegaron al Instagram que me dejaron pensando en cómo ve la gente este tipo de libros, y porque creo que este libro está escrito pensando en el publico chileno y solo para ellos, más que en un público extranjero.



                       







Como pueden ver, el vocabulario del libro es un arma de doble filo, que en este caso puede alejar algunos de la historia que es buena solo por el vocabulario, pero dejaré a su criterio si se animan a leerlo y que opinión sacan de él. A mi me gusto, excepto por lo del vocabulario, creo que fuera de eso es una buena historia.

Escrito por Maca.
Con la tecnología de Blogger.