.

.

En Pantalla: El Irlandés


Título Original: The Irishman
Dirección: Martin Scorsese
Guion: Stephen Zaillian, basada en "I Heard You Paint Houses" de Charles Brandt
Elenco: Robert De Niro, Al Pacino, Joe Pesci
Duración: 209 minutos

Muchas películas deben pasar por el infierno para poder hacerse. Hay algunas que están fuera de tiempo, otras para las que la tecnología necesaria todavía no está disponible, y algunas para las que los involucrados necesitan que pase más tiempo y así refinar sus habilidades. Finalmente, y en un caso muy raro, está "El Irlandés", que debió pasar por todo lo anterior hasta estrenarse hace un par de semanas, y hacerlo dando que hablar para millones, y por más de un motivo.

Frank Sheeran es un veterano de guerra de origen irlandés, quien tiene un encuentro con Russell Bufalino, un poderoso jefe mafioso que comienza a ofrecerle una serie de trabajos. Eventualmente, esta conexión lleva a Sheeran a conocer a Jimmy Hoffa, un poderoso líder sindical con quien entabla amistad, para recorrer un mundo lleno de peligro y conspiraciones.

Una de mis películas favoritas es "Casino", que mezcla crimen, personajes, y estilo en un paquete perfecto de casi tres horas. Uno de los primeros comentarios que escuché de la película que nos ocupa es que es como una versión moderna de "Casino", y debo decir que los parecidos se limitan a su director y la temática de la mafia. Eso sí, es importante decir que nadie hace películas centradas en la mafia como Scorsese, y se nota, porque casi ningún otro cineasta ha mostrado este mundo con todos sus peligros y excesos como él, y todas tienen un foco distinto.

Ver esta película es un viaje nostálgico a un mundo de antaño que vale la pena ver este año. El cine de antaño no tenía miedo de tener una escala ambiciosa, y mostrar personajes que formaban parte de mundos complejos, como lo hicieron "El Padrino", "Star Wars", e incluso "Lo que el Viento se Llevó" en sus respectivas épocas. Definitivamente muestra que su director muestra un mundo terrible, en el que nadie sale ileso, y donde no existen los finales felices.

Los actores principales tenían la tarea titánica de representar diferentes edades de sus personajes, y lo lograron hacer de manera increíble, apoyados por efectos especiales que llegan a dar miedo por lo geniales que son, porque realmente llega a parecer que algunas partes de la película se filmaron hace 20 años, ya que los efectos especiales para rejuvenecerlos son increíbles.

El ritmo de la película es bastante lento, lo que ha hecho que muchos la vean como una miniserie. Algo que me ha parecido raro de la película son sus últimos minutos, después de un evento clave durante la trama, ya que sirve como una suerte de epílogo que cobra especial relevancia cuando pensamos que todos los involucrados en la cinta (el director y sus actores principales)  ya tienen más de 70 años, por lo que no hay muchas opciones de qué veremos en sus futuros, y quizás nos sirva para hacer una reflexión propia.

Algo que quiero mencionar que me molestó un poco fue la edición: hay algunas escenas en las que los cortes son muy obvios, y me distrajo en algunos momentos. No sé si fue algo intencional para transmitir que la historia que nos están contando no ha podido ser confirmada, por lo que es poco confiable, o si fue algo que se le pasó al editor, pero no deja de notarse.

Cuando terminé de ver la película, fue casi como si hubiera visto una vida completa en la pantalla, pero resumida a sus momentos más importantes. Pocas películas han logrado esto, y este es un ejemplo. Lo mejor de todo, es que cuando terminemos la película, y como guinda en la torta, tendremos un especial de 22 minutos en el que Scorsese, De Niro, Pesci, y Pacino tienen una conversación sobre lo que fue hacer esta película, y ver a cuatro talentos tan grandes en una sola mesa es algo que vale la pena ver, al igual que esta película.

Un filme épico, violento, atmosférico, y que tiene todo lo que uno esperaría de las personas que hicieron posible que viéramos la historia de un hombre que "pintaba casas".

Escrito por Mario.
Con la tecnología de Blogger.