.

.

En Pantalla: Jojo Rabbit




Título Original: Jojo Rabbit
Dirección: Taika Waititi
Guion: Taika Waititi, basada en "El Cielo Enjaulado" de Christine Leunens
Elenco: Roman Griffith Davis, Thomasin McKenzie, Taika Waititi, Scarlett Johansson, Rebel Wilson, Sam Rockwell.
Duración: 108 minutos

Al igual que muchos, cuando supe que Taika Waititi haría una película sobre un niño en la Alemania Nazi que tiene un amigo imaginario que es una versión inmadura de Hitler, dije "Esto debe ser una broma". Ahora, más de un año después, y tras poder conocer más películas del director, entré con bastante confianza a esta cinta, la cual resultó incluso mejor de lo que esperaba.

La cinta sigue a Johannes "Jojo" Betzler, un miembro de las juventudes hitlerianas que resulta herido tras un desafortunado ejercicio durante un campamento de dicha organización. Durante su recuperación, descubre que su madre ha estado escondiendo a Elsa, una chica judía, en la habitación de su difunta hermana. Este hecho hace que Jojo se cuestione sus creencias y fe ciega en su ideología.

Si algo enseña esta película (o confirma, en realidad) es que jamás hay que dudar del talento de Taika Waititi, que toma un tema increíblemente delicado como lo es el holocausto, y lo convierte en una comedia negra que hace que seamos capaces de pasar del llanto a la risa en una misma escena como si nada.

Gran parte de lo que pasa en esta película son cosas que pasaron realmente en este oscuro periodo de la historia, y es verlos a través lo que sabemos hoy en día que nos demos cuenta de lo ridículas que eran algunas cosas, como los campamentos de entrenamiento para los jóvenes y adolescentes. Sin embargo, hay cosas que jamás cambian, como la fuerza del amor y la importancia de los ideales.

Una de las cosas que más me gustaron de la película fue la relación entre Jojo y su madre, interpretada por Scarlett Johansson,  que muestra que el amor de una madre es algo universal, sin importar cuándo o donde estemos. Este personaje también tiene algunos de los momentos más emotivos de la película, y realmente lleva el peso emotivo de la cinta.

Por otra parte, Jojo es un personaje muy bien interpretado, y podemos ver como todo lo que va viendo y viviendo lo va cambiando, especialmente su relación con Elsa, quien le hace cuestionar muchas de las cosas que le han enseñado durante su educación. La relación entre ambos no es mostrada como algo que los cambia mágicamente, sino que se va dando de forma sutil.

También, la comedia no falta en ningún momento, y a veces es solo gracias a mostrar situaciones tal como podrían suceder en la vida real. A esto también ayuda el amigo imaginario de Jojo, que resulta ser una versión infantil y obsesionada con los unicornios de Hitler, quien es interpretado por Taika. Mucho de la comedia viene de lo ridículo de este personaje. También, Sam Rockwell sigue mostrando que es un actorazo en su papel como el Capitán Klenzendorf, que aporta con comedia ridícula en su concentración precisa.

Otras cosas que también me gustaron fueron la ambientación, que se ve muy bien lograda, al igual que la música. Escuchar canciones que no se limitaban a la época en la que se ambienta la película también fue un lindo detalle, especialmente la canción que sonó durante los créditos iniciales.

Cuando terminó la película, no pude evitar sentir una mezcla de emociones, ya que un tema tan delicado como el holocausto y las prácticas de los nazis fue mostrado con un tono satírico que no niega las atrocidades de la época. Nunca pensé que algo así me haría reír, pero la película nos da mensajes muy importantes sobre atrocidades que no deben repetirse, y por qué es importante reír de cualquier cosa, sin importar nada más.

Una montaña rusa de emociones que funciona sin importar lo delicado de su temática, y que muestra que su director es un talento único en el cine actual.

Escrito por Mario.    
Con la tecnología de Blogger.