.

.

Libro: El Instituto




Título: El Instituto
Autor: Stephen King
Editorial: Plaza y Janés
Páginas: 624
Sinopsis: En mitad de la noche en un barrio tranquilo de Minneapolis raptan a Luke Ellis, de doce años, tras haber asesinado a sus padres. Una operación que dura menos de dos minutos. Luke se despierta en la siniestra institución conocida como el Instituto, en un cuarto que se asemeja al suyo pero sin ventanas. En habitaciones parecidas hay más niños: Kalisha, Nick, George, Iris y Avery Dixon, entre otros, que comparten capacidades especiales como la telequinesia o la telepatía. Todos ellos se alojan en la Mitad Delantera de la institución. Los mayores, en cambio, se encuentran en la Mitad Trasera. Como dice Kalisha: «El que entra no sale».
 
La señora Sigsby, la directora, y el resto del personal se dedican a aprovecharse sin compasión del talento paranormal de los chicos. Si te portas bien te premian. Si no, el castigo es brutal. Luke se da cuenta de que las víctimas van desapareciendo y son trasladadas a la Mitad Trasera, así que se obsesiona con huir y pedir ayuda. Pero nunca nadie ha escapado del Instituto...

Opinión

Tengo un cariño especial por Stephen King, ya que sus libros siempre terminan sorprendiendo, en especial los que son protagonizados por niños. No hay que ir más lejos que "Corazones en la Atlántida" para darse cuenta de ello, donde la niñez es capturada de forma especial por este autor. Este libro es un ejemplo más de ese talento, pero sin perder las señas de identidad del autor de Maine.

La novela cuenta la historia de Luke Ellis, un niño con un elevado coeficiente intelectual que es secuestrado por El Instituto, una misteriosa organización que secuestra y utiliza niños con facultades telepáticas y telequinéticas (con Luke poseyendo las últimas). En esta instalación secreta, Luke deberá luchar para sobrevivir a los brutales experimentos de sus captores, y buscar una forma de escapar antes de ser enviado a la Mitad Trasera, una zona del Instituto de donde nadie ha vuelto.

No partiremos con Luke inmediatamente, sino que partiremos leyendo sobre Tim Jamieson, un ex-policía con el que Luke terminará cruzando caminos. Quizás esta sea una debilidad de la novela, ya que es un personaje que aparece en las primeras 100 páginas y luego desaparece por buena parte de la novela, al punto de que tuve que volver a leer parte del inicio para recordar quién era.
 
Los personajes que encontraremos en el Instituto son bastante buenos, tanto los personajes secundarios como los antagonistas, que ayudan a crear un ambiente que se siente extrañamente opresivo y desesperanzador, aunque siempre explicando y ayudándonos a comprender el por qué de sus acciones.

Sobre el ritmo de la historia, se siente lento, pero siempre avanzando hacia algo. Podría decirse que algo bueno que tiene la historia es que tiene 2 clímax, aunque bastante diferentes. También, están las referencias a otros trabajos de King, y algunas referencias a la política actual, que pecan de poco sutiles, y es un problema que también hubo en "Bellas Durmientes".

Algo que me dejó dividido es el final. Sentí que pudo ser mucho mejor, incluso si es bastante cerrado y apropiado para la historia, pero sentí que no tenía el peso emocional que pudo haber tenido realmente. Hay otras novelas de King que tienen finales decepcionantes, y hasta él mismo se burló de ello en "It", pero saberlo y no hacer nada al respecto es un problema.

Si lo que buscan es una novela bien narrada y entretenida, este libro es ideal, pero no vayan esperando algo que cambie su perspectiva sobre el mundo.

Escrito por Mario.
   
Con la tecnología de Blogger.