.

.

Juego: Doom Eternal - The Ancient Gods I & II

 

Título: Doom Eternal -  The Ancient Gods I & II
Desarrollador: id Software
Plataforma: PC, Playstation 4, Xbox One (Reseña hecha en PC)

 

“Doom Eternal” es uno de los mejores shooters de primera persona que se ha estrenado en muchos años, ya que su gameplay renovado con respecto a su antecesor añadió un toque de dificultad y movimiento que se sintieron como la cúspide de la renovación que ha tenido el género hacia movimiento más rápido y jugabilidad más brutal.

 

Ahora que se ha estrenado la segunda parte de este DLC, creo que ya es posible hacer una mejor reseña de ambas partes de este contenido, ya que no me parecía justo ni posible reseñar solo la mitad de una historia que claramente estaría dividida en dos partes, ya que comparten nombre, pero creo que también es justo que mencione las diferencias entre ambas.

 

La historia continúa la narrativa del juego original, con el Doom Slayer preparándose para terminar definitivamente con la amenaza del infierno y el Señor Oscuro tras acabar con la Khan Makyr. Para esto, deberá encontrar una reliquia milenaria para luego viajar al infierno mismo para derrotar a sus enemigos e impedir su conquista de nuevas dimensiones.

 

Ambas partes de la historia cuentan con dificultades bastante distintas. La primera parte es bastante difícil al no darnos descanso con combates más extensos y presentar entornos que dificultarán nuestro combate. No es una dificultad injusta, ya que tendremos todas las armas y runas que el Slayer puede conseguir durante el juego base, por lo que jugarlo inmediatamente tras el juego final es necesario y obligatorio, ya que no pasan más de 10 segundos desde el inicio para comenzar lo que se sienten como 3 horas de combate incesante.

 

Creo que tener tanto combate altera un poco el ritmo del juego, ya que hace que cada nivel se sienta como un solo gran combate en diferentes áreas. No me quejo de esto, pero sí creo que esto es importante para enfatizar que las mecánicas del juego requieren maestría para avanzar, aunque los descansos que teníamos entre distintas áreas en el juego base sí eran algo que agradecí tras cada combate.

 

Sin embargo, creo que esta parte sí tiene un par de problemas, ya que la segunda zona, Los Pantanos Sangrientos, tiene un aumento en la dificultad que viene de la nula visibilidad que tendremos en un área en particular, por lo que se siente que este incremento fue artificial. No es que esto lastre todo el contenido, pero sí vale la pena mencionarlo. Por contraparte, la base acuática de la UAC y Urdak son algo más balanceadas, aunque no más fáciles, ya que mantienen el nivel de desafío, solo que de formas distintas.

 

La segunda parte ha sido objeto de debate en varias comunidades, ya que se siente más fácil, pero no sabría decir si esto es porque fue diseñada así, o si pasó que el desafío anterior hizo que esta parte se sintiera más fácil. Algo que sí es posible confirmar es que parte de la dificultad de esta parte es por el aumento de enemigos, que es significativo en varias partes de la aventura, y con algunas variaciones de otros viejos conocidos.

 

Ahora, ambas partes introducen enemigos nuevos que nos obligarán a lidiar con ellos en formas distintas, aunque uno de ellos en particular, el zombi chillón, potencia a los enemigos cercanos si recibe daño, lo que añade dificultad que se siente fuera de lugar, ya que con todo el caos pasando alrededor de ellos es como si el objetivo de estos fuera incrementar el desafío como consecuencia de las mecánicas del juego siendo usadas correctamente, ya que potenciará a los enemigos al recibir daño, y fueron un verdadero dolor de cabeza.

 

Hay enemigos que requerirán estrategias específicas, como las torretas y el barón blindado. Estas no requieren que ignoremos a todos los enemigos, pero si requerirán prioridad y que sepamos lo que estamos haciendo para no arriesgarnos más de la cuenta. Si hacemos todo bien, minimizaremos nuestras posibilidades de morir, pero el juego seguirá teniendo el tono de ser una lucha constante por la supervivencia.

 

Algo que sí cambia es la música. Tras la controversia con Mick Gordon, todos los fans tuvimos la alegría de saber que los nuevos encargados del sonido de la saga serían Andrew Hulshult y David Levy. Hulshult fue el nombre más solicitado por los fans, y su talento para los sonidos rápidos y agresivos se complementó con el sonido que Levy ya había demostrado en otros trabajos, creando una banda sonora a la altura del juego. (Les recomiendo que escuchen su contenido en YouTube, ya que es realmente impresionante)

 

Ambas partes se sienten como productos distintos, pero eso no es malo. Creo que tener un reto añadido en la primera parte fue algo bueno, ya que es una forma de obligar a los jugadores de dominar más y mejor las mecánicas del juego, que son bastantes. La segunda parte también es buena al agregar algunas cosas nuevas y subir la cantidad de enemigos, pero tampoco es algo que resulte abrumador si ya sabemos lo que estamos haciendo a esa altura, que es el caso para la mayoría de los jugadores que he conocido.

 

Sobre la historia, debo decir que estos dos contenidos definitivamente decidieron aceptar el tono más ridículo y caricaturesco del juego base. La historia se cierra bien, aunque es un poco extraño al ver el final. No es que la historia en esta saga sea algo importante, pero el juego de 2016 partió con una historia que se continúa y termina en este juego. Siento que el final se dio una gira de tuerca un poco repentina, y quizás fue para mantener el tono del resto del juego. Creo que es importante decir que si bien entiendo que este tono no es del gusto de todos, es opcional, ya que podemos omitir las cinemáticas y olvidarnos de las entradas de códice, así que no me parece una queja válida decir que “esto es demasiado”.

 

En conclusión, una buena expansión para uno de los mejores shooters de los últimos años, con dos estilos de jugabilidad distintos, además de aceptar completamente el tono caricaturesco de la historia. Definitivamente no va a hacer que los detractores del juego cambien de parecer, pero tener más “Doom Eternal” es algo que siempre se agradece.

 

Escrito por Mario

Con la tecnología de Blogger.